Mostrando entradas con la etiqueta África. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta África. Mostrar todas las entradas

martes, 5 de abril de 2011

TOMÁS ZAPATA. LA MATERIA DE LA QUE ESTÁN HECHOS LOS SUEÑOS NO ES GASEOSA, SINO SÓLIDA.

Entré en su casa por el centro de la tierra, otrora recibidor. A cada lado del pasillo se abría cada una de las habitaciones, como cada uno de los continentes. Lo sé porque cada una estaba pintada de un color. Curioseé por las habitaciones de cada uno de los niños que se relacionaban entre sí como lo hacen las placas tectónicas. A veces tenían alguna falla entre ellos. Entré en el baño a echar una meada y me dejé deleitar por el blanco del paisaje kárstico del que caían chorros de agua de los grifos, consecuencia del deshielo. El cambio climático parece que no, pero va haciendo su trabajo. Sabía que estábamos en una nueva glaciación porque salía humo del pis.

Su habitación era África, porque estaba pintada de naranja. A la terrumbre y a la desolación de los desiertos siempre le ha ido bien el naranja. Había una puerta que estaba cerrada y supe de pronto que había un continente por descubrir, lo que me compungió de sobremanera, y me hizo migrar de nuevo hacia el karst rápidamente, porque con ese descubrimiento a cuestas me costaba ser continente en ese nuevo continente.

Pensé si esa línea que separaba el corredor del nuevo continente (antes llamado América) no sería la línea que separaba Alcobendas de San Sebastián de los Reyes, si no sería otra frontera entre la realidad y los sueños, si no sería otro estrecho de Gibraltar, otro Barajas, otra Tijuana, otro Kirkenes; si no sería otra epidermis para separarnos del mundo, si no sería otro tabique, otra mediana, otra desviación estándar. Pensé si ese corredor, allí, en medio del naranja no sería otro corredor de la muerte. Abrí los ojos y un africano me Asía fuertemente en un movimiento armónico simple. El 191 había llegado a Plaza de Castilla.



TOMÁS ZAPATA. LA MATERIA DE LA QUE ESTÁN HECHOS LOS SUEÑOS NO ES GASEOSA, SINO SÓLIDA. from Roberto Sánchez on Vimeo.