viernes, 21 de marzo de 2014

¿HASTA DÓNDE LLEGA LA PLURALIDAD EN LOS COLEGIOS DE MÉDICOS?

En un Colegio de Médicos se convocaban unas jornadas acerca del final de la vida y sus problemas.

La primera charla la daba un oncólogo acerca de “El debate actual sobre la eutanasia”, la segunda un médico de paliativos acerca de “El encarnizamiento terapéutico, la sedación y el testamento vital”. La tercera la daba un Prior (Superior o prelado ordinario de un convento; en algunos obispados párroco o cura)  y teólogo con el siguiente título: “El cristiano ante la muerte”.

Del caso no  me parecían apropiadas varias cosas.

1)     Que algo que queda dentro del ámbito privado (la religión) se expresara en una convocatoria de un acto público en sede colegial.
2)      Que un acto científico, o al menos médico, se mezclara con una profesión de fe.

Puedo aceptar y acepto que el final de la vida conlleve una importante espiritualidad, que no es lo mismo que religiosidad. También acepto que hay mucha gente que lo viva con religiosidad, pero dudo que ese ciclo de charlas y que un Colegio de Médicos sea el sitio apropiado para alumbrar las peculiaridades del afrontamiento de la muerte desde el punto de vista cristiano.

Es como si se quisiera dar catequesis en un Colegio de Médicos.

También entiendo que en ocasiones el Colegio no organiza todas las actividades, sino que otros las organizan y éstos las evalúan y las permiten, dado el caso.

Es cierto que aunque parece, no es lo mismo organizarlo (proposición activa) que tolerarlo (pasiva).

También entiendo que en un Colegio de Médicos no sólo se organizan actividades científicas, sino también culturales, sociales, artísticas…

También entiendo que el Colegio de Médicos es un sitio “plural”.

Los Colegios están abiertos a otros tipos de actividades como las de Asociaciones de Pacientes o a actividades de laboratorios farmacéuticos. La pluralidad.

Yo tengo muchas dudas en este tema y mi visión expresa varios matices, pero hay algo que no me encaja.

Primero, lo que yo llamo la permeabilidad del lobby. ¿Aceptarían una charla después de esas dos que se llamara “El musulmán ante la muerte”? ¿Sería relevante y pertinente? Seguro que dirían que sí, pero nadie va a organizar esa charla. Como la de “El ateo ante la muerte”. La sociedad no tiene el tiempo, las ganas (muchas veces las ganas se pagan con dinero o influencia) ni el dinero para contraprogramar a un grupo de presión.

Nadie se programa una charla con sus medios, por ejemplo, para desdecir a la Industria Farmacéutica. Bueno, casi nadie.

Al final el que tiene el poder es el único influyente, y el que lo permite es permeable a esa influencia, y cómplice de ella.

En el caso de la Industria Farmacéutica me parece mucho más grave aún.

Las enseñanzas de la Iglesia católica no son malas para la salud, aunque lo sean para los derechos civiles de las personas.

Las de la Industria Farmacéutica sí que son muy dañinas para la salud, para la Medicina, para la formación de los jóvenes médicos y profundamente lesivas para la sostenibilidad de la Sanidad Pública.

Las enseñanzas de desinformación continuada de la Industria son la antiMedicina.

El marketing de la Industria Farmacéutica crea efectos secundarios evitables y muertes de pacientes evitables.

Y campan como Pedro por su casa en el caso de los Colegios de Médicos españoles, organizando videoconferencias y charlas más o menos encubiertas bajo su influencia.

¿Todo es válido en esas casas? ¿Todos son bienvenidos en nombre de la pluralidad? ¿A parte del contenido no influye también la pertinencia a la hora de exponer en esa casa de todos?

¿Está bien que se organicen cursos de Homeopatía, de Reiki, de Medicina Biorreguladora que contravienen totalmente el método científico y la ciencia?

Sus organizadores probablemente superpongan la legitimidad para hacerlo a la de la un párroco.

¿Está bien que den el Pregón Médico de la Semana Santa?

¿Hasta dónde llega la pluralidad, los límites y la responsabilidad corporativa en los Colegios de Médicos?



3 comentarios:

Roberto Sánchez dijo...

""El cristiano ante la muerte”, es el título de la conferencia que va a impartir el religioso dominico Ricardo de Luis Carballa a las 8 de esta tarde en el Colegio Oficial de Médicos. Se trata de la última charla organizada por la parroquia de san Juan Bautista en torno al final de la vida y sus problemas". Fuente: Facebook de la Diócesis de Salamanca.

¿Catequesis en los Colegios de Médicos. No, gracias.

Anónimo dijo...

Es una buena pregunta la de plantear los límites de la pluralidad. Desde la constitución ya se plantean esos límites: aquellas practicas que atenten contra los derechos humanos. Que un religioso exponga su punto de vista no conculca esos derechos. Otra cuestión es si un laboratorio plantea cuestiones no fundamentadas científicamente. Para ello está el debate abierto de la ciencia, que es en esencia lo que implica el hecho científico, el examen de pruebas y el contraste de las interpretaciones de esa pruebas. Que el laboratorio influya espuriamente en los profesionales es lago largamente conocido, pero realizar una censura previa puede ser un remedio todavía peor. No queda más remedio que permitir el juego para todos los actores que quieren participar y sacar tarjeta roja a posteriori si es el caso, no a priori. Puestos a elegir, probablemente sea menos malo que un culpable quede sin condena a que un inocente sea condenado.

Roberto Sánchez dijo...

Hola.
Entiendo lo que dices y tienes parte de razón.
Lo deseable en este caso en primer lugar es la transparencia. Primero, que en el cartel que publicita el acto se explicite que es un encuentro que organiza la Iglesia católica y que el Colegio de Médicos cede la sala. Cosa que no sucedió.
Lo segundo, que cuando pregunto al Colegio de Médicos por quién es el que organiza el acto me respondan y no me ignoren, porque como colegiado tengo derecho a saber, cosa que tampoco sucedió.
El que tiene el poder por representatividad de los demás a ellos se deben y no puede actuar manejando el silencio para ejercer poder.
En cuanto a los actos publicitarios de la industria farmacéutica, además de la transparencia sería deseable la simetría en las posiciones.
Por ejemplo en el caso de los Centros de Salud se hacen “sesiones clínicas” que son presentaciones promocionales encubiertas.
Pues bien, si obramos con transparencia decimos en la convocatoria en el Centro de Salud que la sesión está organizada por la Industria, por tal laboratorio, que viene tal ponente y que se le paga tanto dinero por la charla de 40 minutos.
Se anuncia con antelación la sesión, para que el personal se informe, se lea las fichas técnicas, se revisen los ensayos clínicos (suponiendo que sepa) y se pueda establecer una confrontación de ideas.
Eso, en una instalación pública que pagamos todos en los tiempos de trabajo del personal, lo que es muy cuestionable éticamente.
Nada de eso ocurre.
¿Debates científicos con la Industria? Vale, pero en condiciones de proporcionalidad y longitudinalidad, y a ser posible fuera de las instalaciones sanitarias y del tiempo de trabajo que debiera estar dedicado a los pacientes. En un año nos volvemos a reunir a revisar la seguridad del fármaco que entonces estaba a punto de salir y su posicionamiento terapéutico, en caso de tenerlo. Y sin catering después. ¿A qué viene el catering?
Un saludo.