sábado, 10 de agosto de 2013

DE AQUELLOS BARROS ESTOS LODOS.


Además de eso Pepe Martínez fue Secretario General de Sanidad (es decir, número dos del Ministerio de Sanidad) en los gobiernos de Zapatero.






 



Minuto 2:02

4 comentarios:

Pepe martinez olmos dijo...

Sinceramente, si se desconoce que desde el ámbito de la UE se acababa de aprobar una nueva Directiva llamada de "sanidad transfronteriza" que será de obligado cumplimiento en breve, creo que puede ser difícil entender el sentido de mis palabras.

Según esa directiva y cuando entre en vigor, los ciudadanos europeos podrán (en circunstancias tasadas) elegir ser atendidos en cualquier servicio sanitario de la UE (sea público o privado) asumiendo el coste de esa asistencia el país de origen de ese ciudadano.

El Gobierno del que yo formaba parte se opuso a esa directiva desde el primer momento y durante varios años así lo manifestamos llegando incluso a vetar la misma. Fué sólo cuando se aceptaron las restricciones y controles a la libre movilidad que propusimos nosotros, retiramos nuestro veto.

En ese contexto es en el que debe ubicarse mi reflexión. 

Dado que con las condiciones tasadas en la Directiva, los ciudadanos europeos pueden elegir, es en esa situación en la que asistiremos a un escenario en el que los servicios sanitarios públicos o privados de un país podrán pronto recibir pacientes a libre elección de dichos pacientes.

Es en ese contexto donde yo entiendía y entiendo que, aquellos servicios sanitarios privados que quieran orientarse a este colectivo de potenciales pacientes de la UE, tienen una oportunidad potencial que no considero perjudique a lo sistemas públicos de salud. 

Pero es más, aunque me pareciera lo contrario, podrán hacerlo cuando la Directiva esté en vigor amparados ella.

Es a esa colaboración público/privada a la que yo me refiero y también a aquellos conciertos que, de manera puntual y minoritaria, puedan hacerse y que creo requieren mayor y mejor control de calidad y de posible conflicto de intereses.

Por eso le dije y le reitero que mi trayectoria en defensa y construcción de la sanidad pública es indiscutible. 

Con aciertos y con errores, sin duda. 

Pero jamás apoyando procesos de privatización como los de Madrid, Valencia y otros similares que usan recursos y centros públicos para permitir negocio privado.

No podrá encontrar palabras o hechos en los que basar sus acusaciones.

Espero que esta breve explicación sea suficiente para clarificar las cosas. Desde la buena fé que le supongo entiendo que debiera ser suficiente.

Si quiere más explicaciones me brindo a dárselas personalmente. Quedar, vernos y hablarlo.

Es por eso que quiero que entienda que no puedo admitir lo que yo creo que es un insulto a mi trayectoria profesional y política. 

No le admito que me reproche que me río en la cara de nadie porque sencillamente no es verdad.

Mi defensa y mi trabajo por la sanidad pública es indiscutible. 

Como lo es mi posición contraria a los procesos de privatización que no hacen otra cosa que parasitar los recursos públicos de manera indecente.

Un saludo

Pepe Martínez Olmos

Roberto Sánchez dijo...

Gracias por su comentario, Pepe. Lamentablemente, a estas alturas de la película, a mí (creo que a muchos otros también) no se nos convence con palabras, sino con hechos. Las palabras, entre los ciudadanos, están bien. Pero los que representan la voluntad popular en las instituciones es con hechos como deben responder a la confianza depositada. Ahora resulta que usted (insisto, segundo de los sucesivos Ministros de Sanidad) y todos los de su partido son acérrimos defensores de una Sanidad Pública de Gestión Pública. Nos estamos enterando ahora... Venga hombre !! Saludos.

"El 24 de noviembre de 2009 el Congreso de los Diputados aprobó la toma en consideración de una Proposición, presentada por el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana, Izquierda Unida e Iniciativa- Verds, que pretendía la modificación de la Ley 15/97 de Nuevas Formas de Gestión en el Sistema Nacional de Salud. Esta propuesta presentada por iniciativa de IU, el mismo grupo parlamentario que en 1997 votó en contra de esa Ley, sólo pretendía ahora reducir su alcance para conseguir el apoyo del PSOE en el Gobierno, tras consensuarla con él.

La iniciativa pretendía limitar la posibilidad de convenios, conciertos o acuerdos para la gestión y prestación de servicios sanitarios a “entidades públicas”, desconociendo que la figura jurídica ’empresa pública’ ha sido el paso previo a la privatización de todo tipo de servicio público, en la medida que introduce la gestión mercantil y los objetivos de ahorro por encima de criterios de calidad o rentabilidad social. Además la ’empresa pública’, como la Fundación de Alcorcón o el Anillo Radiológico en Madrid, y muchos casos más en Comunidades Autónomas (CCAA) gobernadas por el PSOE, están concebidas para, bajo su inocente nombre, subcontratar con empresas privadas todo tipo de servicios y poder emplear al personal mediante la extensa gama de contratos precarios existentes.

La buena noticia fue un brindis al sol. Tras la aprobación en el Pleno del Congreso y la remisión a la Comisión de Sanidad para la aprobación de las enmiendas, semana tras semana durante casi dos años, el Grupo Parlamentario del PSOE presentaba una solicitud de ampliación del plazo. El parto de los montes concluyó sin siquiera dar a luz a un ratón. El 26 de septiembre de 2011 fueron disueltas las cámaras por la convocatoria de elecciones generales sin que el debate se hubiera iniciado".

Fuente: http://www.lahaine.org/index.php?p=65876

Anónimo dijo...

Evidentemente la situación de la sanidad, ahora y antes, no se podia haber producido sin colaboradores necesarios de la profesión medica, que dicho sea de paso se suelen caracterizar por no haber visto nunca a un paciente y por cambiar el carnet de médico a político, algo sin duda mucho mas comodo y rentable.

FernandoG dijo...

El caso es que hay gente de a pie, que nos interesa la medicina y que vemos la política sanitaria, más que como algo que nos puede mejorar nuestras condiciones de trabajo, como algo que nos las puede estropear aún más. Y a las pruebas nos remitimos.
Y nosotros estamos a lo que estamos, al paciente, y sabemos que hay otros que en principio confiamos que la mejora de las condiciones sanitarias lo hagan legislatívamente. Son los políticos sanitarios. Muchos de los cuales son médicos Y en principio tenemos confianza que piensan en sanidad y no piensan en otras cosas.
Pero vemos que esto no es siempre así.
No me negará Sr. Martinez Olmos, que hay desde hace muchos años una tendencia privatizadora y de desmontaje del SNS que habíamos conocido y que provenía de la Asistencia Sanitaria de la Seguridad Social.
Comienza con la ley 15/1997 de la que su partido es corresponsable.
Ley que es aprovechada sobre todo inicialmente en Cataluña y Valencia con el establecimiento del Modelo Alzira y la integración de Hospitales en principios públicos catalanes en la red pública (lógico), pero que a la larga se demostrado que han sido usados como hospitales utilizados por la clase política catalana provincial y regional, como las Cajas de Ahorros, para sus intereses partidistas y de negocios. Denunciado perfectamente por Cafeambllet.
Y llegamos a la madre de todas las privatizaciones, la privatización de la sanidad pública madrileña.
Vd sabe mejor que yo que existe una hoja de ruta que se empieza a plasmar cuando E. Aguirre dice que ningún madrileño tendrá que esperar más de un més para ser intervenido y para ello harán 12 hospitales que pagarán las empresas privadas constructoras a cambio de la concesión por 50 años de la parte no sanitaria del negocio. ¡ Que bien, cuanto dinero nos vamos a ahorrar !
Todo ello acompañado por un maravilloso lobby sanitario formado por una Fundación sin ánimo de lucro, como Nos, una prensa no solo transmisora de información, sino organizadora de eventos en los que los mismos repiten como un mantra lo de la colaboración público privada, el ahorro que supone para el SNS, lo bueno que es, y siempre con gente de prestigio (en su casa, en la mía desde luego no), ministros solcialistas y del PP, la mejor de la historia, avalando todo informe de consultas que apoyan estas iniciativas porque en el fondo nos va a salir más barato. Como bien VD. sabe el informe dice lo que quiere que diga el que paga el informe.
Y cuando Vd estaba en el gobierno, en estos dos vídeos que nos pone mi amigo Roberto es usado, quiero pensar, por estos señores como representante institucional para decir lo que dice, que es lo que quieren escuchar. ¡ El mismo ministerio apoya la colaboración pública privada que nosotros propiciamos ¡ Y yo desconozco de directivas comunitarias. Porque si lo que dice la directiva es que hay que reducir derechos que ahora tenemos, pues nos tenemos que dar por jodidos. Pero entienda Vd, que algunos nos rebelemos.
Y desde luego nosotros tenemos la libertad de poder decir lo que pensamos, de no tener que estrechar las manos del "enemigo de la sanidad pública que conocemos", de no alabarles sus pasos al respecto, de no ir, porque no nos invitan a los paradores a decirse una y otra vez los mismos lo que piensan sabiendo que el otro no va a cambiar de opinión. Nosotros estamos en las guerrillas. Que es donde nos han dejado. Y tristemente sin ayuda de los nuestros, que pasan en su gran mayoría de estas cosas porque piensan que esto es burocracia.
En fin le aseguro que en su dia sus palabras en la clausura de esa Fundación de infausto nombre fueron presentadas como un apoyo del ministerio a sus iniciativas. Por eso nosotros para no meter la pata, preferimos no hablar con esa gente, y en tal caso decirle en cara lo que pensamos.
Un saludo