miércoles, 12 de junio de 2013

MÉDICOS SUSTITUTOS

¡Con qué poco es feliz un médico sustituto! Con que le tengan su papel con líneas de puntos para las bajas y sus folios preparados. Con que le arranque el ordenador a la primera. Con que vaya la impresora. Con que no tenga que buscar dónde están las mamografías. Con que haya fluoresceína y lubricante (el dedo mojado en agua del grifo entra solo, de todas las maneras). Con que no le tenga que pedir a nadie una receta de estupefacientes ni el pulxi. Con que no le tanguen con el turno de urgencias. Una tachadura en la lista de las urgencias y domicilios en contra del sustituto es una emboscada hasta que no se demuestre lo contrario.
 
Más aquí.

No hay comentarios: