lunes, 5 de noviembre de 2012

LENGUAJES Y CAMBIOS DE SIGNO(S) #noalcierredeLaPrincesa


Si viera un inglés que no vive en España esta foto pensaría que se trata de una visita guiada a un museo, donde el guía está dando unas nociones básicas en el patio exterior, antes de entrar con los visitantes a contemplar la pinacoteca. A uno de los alumnos de primera fila le entraron ganas de estornudar, y como el reflejo del estornudo viaja más rápidamente que el reflejo motor, al alumno aventajado de primera fila no le dió tiempo a taparse la boca. En ese breve impás que separa la sinapsis refleja de la voluntaria, en esa millonésima de segundo que separa nuestra condición de mamífero de la de animal racional, el fotógrafo se apresuró a disparar.

Sin embargo, el alumno de primera fila no es estudiante de arte ni el guía del museo lo es tampoco. 

El alumno aventajado se llama Álvaro Ximénez y es neurólogo de profesión. Aquel miércoles iba al trabajo y se encontró con que el hospital y el servicio para el que trabajaba iban a desaparecer de repente. Se debió sentir como un paciente cuando le da un ictus. Estás de puta madre y enderrepente te quedas sin habla. Y paralizado. 

El guía del museo se llama Antonio Burgueño y su trabajo es ser el representante de una cadena de montaje que pretende privatizar la Sanidad Madrileña y hacer creer a los estúpidos e iletrados profesionales médicos y pacientes que el modelo sanitario de provisión privada es más eficiente que el modelo público tradicional, lo cual está ampliamente demostrado que es falso, como saben en todos los países del mundo donde lo han llevado a término, y como muy bien conoce el paciente inglés que visionó la fotografía. 

El Doctor Ximénez es sin duda muy listo y por eso se encuentra en las dependencias del poder con la bata puesta. No sabemos si ha entrado de la calle con ella o la llevaba en una bolsa del súper y se la ha puesto en los lavabos, como cuando vas a una entrevista de trabajo y te pones el rímel o la corbata en el baño del bar de abajo. Esa bata lleva en los bolsillos toda la legitimidad y toda la fuerza de sus compañeros. 

Esa bata es un arma de interlocución mucho más potente que la (cor)bata. 

La gente se pliega frente a una persona con corbata, pero lo hace mucho más frente a una con bata. 

Para obtener la corbata tienes que tener algún tipo de poder, al que has podido llegar por haber lamido unos cuantos culos, pero a la bata solo llegas después de muchos años de estudio. 

Lo que es la hostia ya es llevar bata y corbata. Para eso tienes que ser Jefe de Servicio y por ende, tienes que haber estudiado muchos años y haber lamidos muchos culos. 

Como los tiempos van cambiando, el populacho ya se va dando cuenta de que entre la gente con traje y corbata hay también mucho deshonesto (casi porcentualmente más que entre los que no la llevan), al igual que advierten que los Jefes de Servicio pintan cada vez menos, porque cierran el servicio de los que son Jefes y se enteran por el R1. 

Como iba diciendo, el Doctor Ximénez se puso la legitimidad sobre sus espaldas, encima de esa bonita camisa de rayas rojas tipo Metro de Madrid y entró con la fuerza de la calle al castillo del señor feudal. 

Y allí, en presencia de unos cuantos siervos de la gleba, se dirigió al Señor Burgueño. 

El Señor Burgueño, que también es médico y utiliza bata y traje a conveniencia, es muy inteligente (aunque se hace la picha un lío con las mayúsculas y las minúsculas) y a la vez temeroso del poder de los sanitarios, porque sabe que es muy grande. 

Así que cuando vió a Ximénez entrar por la puerta con la bata puesta debió sentir eso que llaman miedo, porque la bata significaba enfrentarse no con los sindicatos en las mesas sectoriales ni con otras estructuras de poder a las que se puede comprar y adocenar fácilmente, sino con los profesionales de a pie. 

Esos profesionales que aman su profesión, y que cuando salen de sus consultas y de su planta y pierden de estar junto a los pacientes que los necesitan es para algo muy muy gordo.
Esos profesionales a los que como los calientes te ponen al electorado y a la ciudadanía en contra en cero coma. 

Por eso Ximénez, que es un caballero elegante como indica esa patilla bien arreglada, sabiendo que estaba perdiendo la mañana por arreglar la Sanidad Madrileña con un cantamañanas, se atreve a hacer ese gesto de asco, porque es lo que realmente produce esa política sanitaria, que por supuesto es legítima y democrática.
Y se atreve a sacar la mano del bolsillo y a sacudirla en el aire en lo que escenifica el punto de inflexión de la guerra: a partir de ahora mandamos nosotros y ya no nos toreáis más, ni toreáis a los pacientes ni toreáis al sistema público que tanto esfuerzo y tanto dinero nos ha costado construir. 

Ese gesto de la mano y la cara y la actitud de Ximénez escenifican el cambio de signo de la guerra. Han tenido que privatizar sin apenas resistencia la gestión de todos los hospitales nuevos, externalizar innumerables servicios sanitarios y no sanitarios, entregarle la Sanidad a fondos de capital riesgo... en Madrid. Implantar el copago y romper la universalidad... en el resto del país. En contra de todos los estudios, todas las evidencias y toda lógica. Sólo por ideología y para que las empresas amigas ganen dinero. Nada más.

Pero viendo a Ximénez se da uno cuenta de que no es tarde todavía. En la última batalla está cambiando el signo de la guerra. Detrás de Álvaro Ximénez, donde la cámara no puede alcanzar, hay más gente y más y más... que se sale del edificio y que se sale del barrio, que se sale de Madrid y que se extiende por todo el país. 

Juntos podemos. Ahora sí. Ya no es momento de palabras. El momento de las palabras ya pasó, hace mucho, mucho tiempo. Es el momento de los actos. 

Ganaremos la batalla y eso significará la victoria de la guerra.

Es el momento de las personas. 

-----------

Hice la residencia en el Hospital de La Princesa y me encantaría estar ahí, pero la vida me fue separando de Madrid. Mi admiración, mi trabajo y mi adhesión a todos ellos.

14 comentarios:

Jacobo dijo...

Perfecto como acostumbras!!!

Anónimo dijo...

Debes saber que a los visitadores médicos de la industria se les "prohibe" ir con corbata.

Desde lo de los bancos lo de la corbata está de capa caida.

Anónimo dijo...

Grande Rober! Una exposición brillante...

Zapata

Anónimo dijo...

Gracias Rober, me ha emocionado tu blog.

Siempre es tiempo de palabras, sobre todo si son como las tuyas, aunque a veces haya que acompañarlas de acción.

Nací en un país con democracia y sanidad pública y no quiero morir en un hospital privado para que mi muerte genere un beneficio a algún empresario extranjero. ¡Luchemos! Por nosotros, por nuestros hijos, por la España que nos dejaron nuestros padres.

Y recuerda que detrás de esta revolución, detrás de esa escena de "Algunos hombres buenos", detrás de todo el mundo, justo encima de mi cabeza está el auténtico cerebro en la sombra, el Dr. Gustavo Zapata, uno de tus fieles seguidores, que inició todo esto delante mío desde el salón de su casa.

Un cordial saludo,

Álvaro Ximénez

victoria morcillo dijo...

Genial Rober!!

Aparición estelar de Álvaro

Vicky

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la transformación del Hospital la Princesa de Madrid en un Hospital especializado para ancianos. Hay mucha demagogia y mentira en todo esto ya que esa transformación beneficiaría a la sociedad en su conjunto. Se precisa de mas camas de geriatría en estos momentos en España y en Madrid, ya que esta especialidad aporta una vision generalista y una eficiencia que no tienen el resto, ademas en geriatría se puede investigar, innovar, aplicar la docencia MIR y universitaria...
No a la gerontofobia y no al engaño de la población anciana.
Mas geriatría y menos demagogia...

Anónimo dijo...

¿A nadie le huele ese último comentario a amiguito de Burgueño y Lasquetty?

Primero infórmate de lo que pasa, querido amigo anónimo, y déjate de gilipolleces! Más del 50% de los pacientes de La Princesa ya son pacientes ancianos (mayores de 75), y se les trata y se les cuida muy requetebién. Puedes echar un vistazo a la media de edad de la población del área 2, cubierta por este hospital.

Si no estás metido en el ajo, abre los ojos, que te están estafando y te venden la moto como a un borrego.. Esto no es demagogia, esto son trabajadores, estudiantes y vecinos/pacientes intentando salvar la sanidad por el bien de todos...

Comisión Ejecutiva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roberto Sánchez dijo...

Reproduzco el comentario de Laura que manda y borra:

No soy amiga de ninguno de los dos anteriores que has nombrado.
Demagogia pura y dura es lo que dices, no te importan los pacientes, ya que si tanta población anciana hay asignada a ese hospital ¿que mas daría que lo convirtiesen en un hospital especializado para ancianos?
La población anciana merece especialistas en GERIATRÍA y recalco GERIATRIA y hospitales que se centren en sus patologías sin excluir otras especialidades que podrían colaborar.
O acaso si Dios no quiere a ti te da algún día un infarto cardiaco ¿te parecería bien que te tratase un traumatólogo? No verdad....
Por fin alguien que tiene narices y quiere ampliar las camas sociosanitarias y geriatricas en la comunidad de Madrid y os quejais... egoistas, intrusistas y demagogos.
Explicad bien a la población mayor de 75 años que es lo que quieren hacer de verdad con el hospital la Princesa y luego les preguntais si estan de acuerdo o no...

Laura Sierra Gonzalez
Geriatra

Roberto Sánchez dijo...

¿No será un "qué hay de lo mío"? Los pacientes ancianos están perfectamente tratados en el Hospital de La Princesa. Entre otras cosas porque tiene un Servicio de Medicina Interna muy bueno, que responde perfectamente a sus necesidades sanitarias. No hay ninguna necesidad de esta maniobra. No es decisión basada en la necesidad ni en la gestión, sino en una maniobra política en el contexto de la privatización sanitaria. Y si hablamos de los costes, está claro que sale más caro desmantelar lo que hay y crear otra cosa nueva que dejarlo como está, que muy bien que funciona.

Roberto Sánchez dijo...

http://hospitallaprincesaenpeligro.blogspot.com.es/2012/11/comunicado-de-los-especialistas-en.html

Comunicado de los especialistas en Geriatría

Alejandro dijo...

Buenas noches, me gustaría saber quien firma ese comunicado ya que es falso, en el sentido de que tan solo representa la opinión de una persona que incluso dudo que sea geriatra. Ni la sociedad española de geriatría, ni la sociedad madrileña de geriatría, ni la comisión nacional de la especialidad han firmado ese documento, por lo tanto NO ES UN COMUNICADO DE LOS ESPECIALISTAS DE GERIATRÍA.
POR FAVOR, NO MANIPULEIS LA INFORMACIÓN, SI TAN SEGUROS ESTAIS QUE TENEIS LA POSESION DE LA VERDAD AL MENOS NO MINTAIS Y RESPETAD LAS OPINIONES DE LOS DEMAS. No todo el mundo quiere que la Princesa se quede como está.

Roberto Sánchez dijo...

http://www.actasanitaria.com/noticias/actualidad/articulo-sanidad-de-madrid-intenta-explicar-sus-reformas-sanitarias-ante-el-rotundo-rechazo-de-los-medicos.html

Roberto Sánchez dijo...

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), la Sociedad Madrileña de Geriatría
y Gerontología (SMGG), la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG) y la European
Union Geriatric Medicine Society (EUGMS), quieren expresar su opinión sobre el “Plan de
medidas de garantías para la sostenibilidad del Sistema Sanitario público de la Comunidad
de Madrid” con respecto al apartado en el que se afirma que el Hospital de la Princesa se
transformará en un Centro Especializado en atender a Personas Mayores.

El posicionamiento de estas Sociedades Científicas se basa en los siguientes argumentos:

1. Los hospitales monográficos para la atención a personas mayores están prácticamente
desterrados en el mundo occidental desde hace ya varias décadas, y esto es así por
razones, entre otras, funcionales, económicas y éticas.

2. La puesta en marcha de un centro especializado para la atención a personas
mayores supone la creación de una situación de clara discriminación negativa
con respecto al resto de la población. Se pretende limitar el acceso a métodos
diagnósticos y terapéuticos a un sector de la población, únicamente en base a su
edad, máxime cuando son los pacientes mayores, crónicos y discapacitados los de
mayor complejidad. No deja de ser paradójico que en el contexto del “Año Europeo
de la Solidaridad Intergeneracional” se pretenda construir una especie de “gueto”
en materia de salud para los ancianos en relación con el resto de la población. Si se
pretende hacer un hospital menos tecnificado y costoso para los mayores estaríamos
cometiendo una gravísima discriminación por la edad y si lo que se propone es
hacer un hospital excesivamente tecnificado estaríamos gastando más de lo que
pretenderíamos ahorrar.

3. Como demuestra la evidencia científica, la Geriatría debería estar en todos los
hospitales de agudos para atender, enseñar y ayudar a manejar adecuadamente a los
ancianos utilizando los recursos sanitarios de una manera lógica, eficiente y justa.

4. El recientemente publicado Plan Estratégico de Geriatría para la Comunidad de
Madrid, elaborado a propuesta de la propia Consejería, no establece en ninguno
de sus puntos la creación de un centro de las características que se recogen para el
Hospital de la Princesa.

5. Los Servicios de Geriatría existentes en la actualidad en los hospitales de la Comunidad
de Madrid han demostrado y siguen demostrando su eficacia, eficiencia y calidad en
la prestación de servicios a nuestras personas mayores. Creemos que este es el único
modelo a seguir. Como muy bien establece la SEGG “Las personas mayores son la
principal razón de ser de nuestra sociedad científica”.

En base a los argumentos anteriormente expuestos los abajo firmantes queremos
manifestar nuestra oposición a la creación de un Hospital de alta especialización para la
patología de las personas mayores. Reiteramos que esta actuación no favorece al usuario,
ni a los profesionales, ni al Sistema Sanitario, por lo que esperamos que se adopten las
medidas necesarias para evitar su implantación. No obstante estamos, como siempre,
a la entera disposición de la Consejería de Sanidad para trabajar conjuntamente en el
mantenimiento de la calidad asistencial de la que disfrutamos en esta Comunidad.

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)

Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología (SMGG)

Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG)

European Union Geriatric Medicine Society (EUGMS )