martes, 6 de marzo de 2012

EL MÉDICO JOVEN, COMPROMETIDO CON EL MODELO PÚBLICO DE SALUD

    
Reunidos un grupo de compañeros, decidimos crear por Internet un grupo de jóvenes médicos. Un lugar en el que tanto médicos residentes, médicos de familia y médicos de especialidades hospitalarias de varios puntos del país, pudiéramos compartir información acerca de la que se le está viniendo al Sistema Público de Salud, a los pacientes (somos todos) como usuarios y a nosotros como profesionales, encima.

Podéis apuntaros aquí.

Contamos actualmente con un total de 250 efectivos, pero la actividad del grupo es bastante escasa, de momento.

A este respecto fui entrevistado por Alicia Serrano, periodista de Diario Médico, junto a otras compañeras, como Carmen Fando y Alicia Guerra.

No siempre cuando uno atiende a un medio queda contento con la publicación a posteriori. Este no es el caso. Creo que es una muy buena crónica.

Esta es:

El joven, comprometido con el modelo público

Los médicos de Familia que tienen contratos eventuales dan tumbos durante unos diez años hasta que consiguen una plaza fija. La situación laboral para los jóvenes en atención especializada no es mucho mejor. La Plataforma de Médicos en Precario busca compartir información a través de las redes sociales y que la sociedad se entere de lo que está pasando en la trastienda sanitaria. Están muy comprometidos con el modelo público de salud y quieren defenderlo. Confían en que, en unos meses, emerja la marea blanca.

Contratos encadenados de días, semanas y meses, sustituciones que se anulan de un día para otro... Las situaciones que viven los médicos jóvenes, sobre todo los de Medicina de Familia, rayan lo dantesco. Sin un contrato estable que les permita apuntalar su vida personal y profesional están condenados a no tener planes a medio plazo o se ven abocados a buscar nuevos horizontes fuera de nuestras fronteras, donde su desarrollo profesional puede dejar de estar en barbecho. "Los recortes son la estocada final de un proceso que viene de lejos. El facultativo español calla, es sumiso... Pero hay una nueva generación de médicos que están fuertemente comprometidos con el modelo público de salud que pueden lograr que cambie la situación", explica Roberto José Sánchez, médico de Familia y uno de los creadores de la Plataforma de Médicos en Precario, a la que ya se han adherido 250 facultativos de casi todas las especialidades y autonomías -la mayoría son de Madrid y Cataluña- y que es un espacio en el que los MIR y los profesionales jóvenes comparten información acerca de los recortes que están poniendo en marcha las regiones.

Plaza fija a los cuarenta

"Juventud en Medicina es sinónimo de eventualidad, precariedad, sufrimiento, penurias e injusticias. La plaza fija se consigue en el primer nivel asistencial con unos 40 ó 45 años, tras peregrinar durante más de una década de centro en centro de salud", se lamenta Sánchez. Para intentar dar un giro a la situación, él y varios médicos jóvenes más decidieron poner en marcha un grupo de Google: "Para distribuir  con fuerza nuestras opiniones acerca de la situación que se avecina. Lo hacemos en foros de atención primaria y MIR, redes sociales, blogosfera sanitaria y entre nuestros contactos personales", dice Sánchez, de 29 años.

En atención hospitalaria la situación no es mucho mejor que en el primer nivel asistencial, y cada vez son más los especialistas que quieren gritar a los cuatro vientos que no están de acuerdo con su inestabilidad laboral. En opinión de Sánchez, hubo un tiempo en la Comunidad de Madrid en el que se podía conseguir fácilmente una interinidad, cuando hubo que dotar a toda prisa a los nuevos hospitales de gestión privada de personal. "Ahora se ha vuelto al punto de partida... Hay médicos que, con la especialidad recién acabada, se tienen que ir a trabajar al sector privado o mendigar una de esas becas que, de un tiempo a esta parte, ofrecen ahora a los adjuntos: 600 euros al mes", añade el artífice de la Plataforma. 

Como Sánchez, son muchos los facultativos jóvenes que están dando tumbos de un centro de salud a otro. Es el caso de Carmen Fando, médico de Familia de 31 años que ejerce en Madrid y que también defiende el modelo público. Desde que terminó la residencia ha estudiado Salud Pública Internacional, trabajado en el 112 y, de manera ocasional, de suplente en atención primaria como facultativo de Familia y pediatra. "A los médicos nos cambian continuamente de sitio... En estos momentos trabajo en el primer nivel asistencial con una media jornada y completo mi salario con guardias de refuerzo en el 112. Lo cierto es que voy un poco a la deriva, pensando cuáles van a ser mis siguientes pasos. No es fácil moverse en estos entramados tan complejos".

A pesar de todo, a Fanda no se le quitan las ganas de trabajar en primaria, "pero en una que te deje tiempo para escuchar a los pacientes, atender los domicilios, a los enfermos terminales, investigar, formarme... Cuesta mucho sentirse menospreciado y hacer un buen trabajo viendo pacientes cada seis minutos".  Fanda es miembro de la Plataforma de Médicos en Precario porque está convencida de que la situación puede cambiar con el esfuerzo de los afectados: "Aun así, somos pocos en la plataforma, sobre todo si tenemos en cuenta que somos muchos los que estamos en esta situación. Lo cierto es que hay personas que no se sienten cómodas reivindicando... Los médicos hemos sido un colectivo bastante acomodado".

Alicia Guerra también es médico de Familia. Tiene 34 años y lleva siete haciendo suplencias en Madrid. Ahora lleva cinco meses en la misma plaza y en ese tiempo ya ha firmado ocho contratos. "Después de un tiempo decidí probar suerte en Nueva Zelanda. La experiencia fue muy buena. Allí cada centro de salud es como una pequeña empresa capitaneada por 3 ó 4 médicos con capacidad de autogestión. Tienes 15 minutos para ver al paciente y valoran tus méritos y trabajo, no como en España. La OPE de 2007 está pendiente de salir, pero tal y como están las cosas no creo que se vaya a convocar... Si no consigo trabajo fijo en breve venderé mi casa y regresaré a Nueva Zelanda".

Sánchez, sin embargo, prefiere asirse al barco y luchar por que no se hunda: "Sería más fácil irme y ganar un sueldo de un médico de Familia en el Reino Unido o Canadá, pero quiero defender este sistema porque es el mayor elemento de cohesión social que ha tenido España en su historia democrática".

Simplemente médicos

¿Cuáles son las principales reivindicaciones de este grupo? Como el Movimiento 15-M, con su modelo de protesta no violenta nacido al calor de la crisis económica y que propugna cambios radicales en el sistema, la Plataforma de Médicos en Precario se define como un colectivo horizontal donde sólo hay médicos y no hay un líder. "No somos, en sentido estricto, un grupo constituido como los que existen en estos momentos. Estos son muchos y los conocemos bien, y suelen estar más preocupados por sus intereses y luchas internas que por nuestros problemas: políticos, sindicatos, colegios, aunque parece que en el de Madrid algo está empezando a cambiar. El grupo de jóvenes médicos precarios es un germen más de los que creo que, en un par de meses, va a emerger la marea blanca".

A estos jóvenes les preocupa el impacto de los ajustes presupuestarios en la calidad asistencial. "Recortar personal es aumentar las listas de espera, sobrecargar a los trabajadores, reducir equipos, crear frustración y desilusión entre los profesionales...", afirma Sánchez. Y también el paciente. "Todo converge en el paciente que es, en definitiva, el que va a pagar el pato. La gente tiene que enterarse de lo que está pasando en la trastienda del sistema sanitario, porque lo que pasa ahí afecta al médico que tiene delante y a los recursos que puede utilizar ese facultativo para tratarle. Vamos a crear un blog y a difundir entre los pacientes la situación laboral a la que nos vemos sometidos, que es trágica después de estudiar once años".

En Madrid

Uno de los quebraderos de cabeza de este grupo, sobre todo de los médicos que ejercen en la Comunidad de Madrid, es que el aumento de los 16 días de trabajo a la plantilla sanitaria va a dejar fuera a muchos suplentes. "Esta medida hará mucho daño... La Consejería ha sido clara: no se va a recortar en servicios, pero la contratación se va a reducir a mínimos indecentes. Los que mandan en Sanidad en Madrid son del todo insensibles a la voz de los profesionales", se queja Roberto José Sánchez.

Por su parte, Alicia Guerra considera que la medida es absurda: "Los eventuales vivimos de las suplencias cortas, que van a poder realizar los fijos durante 16 días. También me afecta como futura titular, ya que tendría que trabajar más horas".

................


Creo que es interesante que leáis este enlace del blog de Julio Bonis, La pella de Gofio, para profundizar acerca tanto de los contenidos del tema abordado, como de la naturaleza de la creación del reportaje, para este medio.

Creo que es complejo posicionarse, pero también creo que es un debate interesante, e importante, éste.

A otras compañeras, como a Noemí Amorós, también Diario Médico le cogió el blog, le hizo un corta pega como le dio la gana y le publicó un “Recorte de Prensa”, sin pedir permiso y sin avisar que iba a salir la publicación.

3 comentarios:

Asun dijo...

Tenemos q ver la legalidad de trabajar esas horas en consultas de compañeros ausentes. El aumento de jornada laboral tiene que ser en NUESTRO PROPIO PUESTO DE TRABAJO, no en el de otros, como sería en el caso de atender otros cupos.
Por todo lo demás, animo, que somos muchos los que estamos con vosotros, aunque viejos y pellejos.

Mar dijo...

Vaya por delante mi apoyo al grupo. Sólo una queja, petición, solicitud... ¿No hay sitio para los Facultativos Especialistas en Psicología Clínica? Somos poquitos y no muy ruidosos pero, al menos los que tengo más cercanos, bastante comprometidos con el sistema público y con la defensa de la atención primaria como base del mismo. ¿Hace? A veces hasta llevamos bata ;)

Roberto Sánchez dijo...

Mar, sois bienvenidos al grupo. Esperamos con los brazos abiertos vuestro trabajo. Un abrazo.