lunes, 9 de mayo de 2011

JAVIER PADILLA CON MARTA CARMONA Y NONO. LA FUERZA DE LAS IDEAS.

Tuve que decir mi santo (Libertad) y seña (Duradera) a los porteros de la finca. La finca era una corrala del año nosequé. Los tópicos hay veces que se imponen. También, por estar en Lavapiés, me topé en la puerta de la casa con dos pakis a los que tuve que enseñar mi miembro viril por debajo de la chilaba que portaba.

- Los señores están esperándole - me dijeron en inglés con un acento que había aprendido de Alyasira. Saludé a Marta Carmona y me dijo que era médico residente de Psiquiatría en Madrid.

- ¿De qué área? - le dije yo, por hacer tiempo -.
- Eso no se puede revelar, inocente - me espetó - ¿No ves que somos proscritos?

Yo me quedé postcrito, digo postcrítico, como este post, que es un Post Crítico, porque Marta Carmona y sus lugarestenientes pertenecían a Farmacriticxs, un movimiento por una medicina ética y transparente. También editaban una hoja parroquial que se llamaba “Médico crítico” .

NONO, un nombre sin duda en clave, como podía ser Gerónimo o cualquier otro, me dijo:
- Desenfunda, que a Padilla no le gusta esperar. Ya tiene bastante con esperar la reforma de la Atención Primaria.

Allí estaba yo, desenfundando mi segundo trípode en menos de cinco minutos.
De repente se hizo un rumor, como el de un segundo antes de que salga un grupo a tocar o el de antes de un buen petardazo en el corazón de Occidente. Apareció el mesías, el embajador de los farmacríticos en la tierra, como lo es el Papa el de dios.

En medio de un acceso de mitomanía le dije:
- Efectivamente señor, no se encontraba usted en ni en desiertos remotos ni en montañas lejanas.
Me miró con desprecio y se sentó del lado de la ventana.
- ¿De qué área es usted? - le dije -. (Yo había aprendido en el hospital que cuando estás nervioso y no sabes algo, lo primero que tienes que preguntar es si el paciente es de área para poder largarlo a la suya).
- Yo soy médico residente de Medicina Familiar y Comunitaria en Sevilla, payaso, y allí no tenemos de eso. Eso es para privatizar la Sanidad mientras aparentamos que hacemos un Área Única. Empieza de una puta vez.

Yo, según había repasado tantas veces en mi cabeza levanté una pata del trípode y abrí fuego cruzado, para que le alcanzara a los tres. Tiré los cadáveres al mar y me quedé con unas fotos para alimentar la expectación y conseguir mayor audiencia de la entrevista.
Al salir, los pakis estaban todo fumaos, tiraos en la escalera. El costo paki es muy maleable y se hacen porros y lombrices de jachís como churros.

Salí, me calcé la palestina (mira la actitud de Aznar y Cospedal llevaba también una) y tiré para el metro.

Conseguir que los médicos sigan pensando todavía que las marcas son mejores que los genéricos tiene su trabajo, a ver qué cojones os creéis.








Untitled from Roberto Sánchez on Vimeo.