lunes, 18 de julio de 2011

CONDICIONES NECESARIAS PARA RECIBIR UN SUFICIENTE COMO CALIFICACIÓN FINAL DE LA RESIDENCIA EN MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA

Un relato real de una represión sanitaria

[…]

“Durante el último año de la residencia en Medicina Familiar me tocó morir por la causa.”

“Al finalizar la residencia recibí la calificación de “Suficiente”. La más baja de todos mis 15 compañeros de residencia. Ninguno de ellos finalizó la residencia con esta nota. “

http://www.actasanitaria.com/fileset/doc_65842_FICHERO_NOTICIA_61247.pdf

Y gracias a:

Sergio Minué: http://gerentedemediado.blogspot.com/2011/07/carta-de-un-residente.html

Médico crítico: http://medicocritico.blogspot.com/2011/07/el-reprimido-si-tiene-quien-le-escuche.html

Mercè López: http://mercelop.blogspot.com/2011/07/relato-de-una-represion-sanitaria.html

Eduardo Calvo: http://untutoreneldesvan.blogspot.com/2011/07/puedo-confiar-en-este-medico-aqui-no.html

13 comentarios:

Javithink dijo...

Pues a mi me da pena tu tutora... pensaría "a éste le casco yo un suficiente, para que siga siendo tan "independiente""... y que te tenga que cambiar la nota toda una comisión nacional de especialidad...

...y encima que vaya media blogosfera sanitaria y le de difusión a tu texto... si es que...


un abrazo, figura.

FernandoG dijo...

Querido Roberto.

Encima de buen médico de Familia, eres un estupendo profeta..
Recordarás aquel comentario tuyo en el Blog de Vicente Baos a propósito de la privada y la pública en el que yo escribía :

“Parece increíble, que Roberto Sánchez, un médico que incomprensiblemente todavía no tiene el título oficial de médico de familia.” :
Fernando, con las ideas que me metéis en la cabeza tú, Bonis, Padilla, Rafa Bravo, San Juan Gérvas, Félix Miguel, Raquel Gómez Bravo, Cofiño, Gavilán, los dos Casados, Jose Andrés Llamas, Elena Serrano, Tiago Villanueva y el editor de este blog, con que no me abran un expediente antes de acabar, me doy con un canto en los dientes.

Y permíteme hacer público lo que me dijiste a mí personalmente en Octubre del pasado año:

No sé yo como vamos a acabar el año.
La verdad es que mis tutores de verdad sois vosotros.

Y recordarás lo que te contesté…

Estamos en un país de mediocres, y de envidiosos.. (lo que seguro es peor)

Pues eso, tus tutores, sin necesidad de hacer reuniones de valoración, hace mucho tiempo que te hemos puesto un EXCELENTE, y estamos orgullosos de haber sido tus tutores y de ser tus amigos.

Un abrazo

Adrastea_Quiesce dijo...

Tus hermanos pequeños sabemos que no sustituimos a un padre, pero una vez más te damos las gracias por hacer lo que haces para que dejemos de ser como somos.

(enmienda tocapelotas a tu tercer párrafo, no sois los únicos, sciatto, nosotros también xD)

TMartínez dijo...

Creo que tu calificación final, tras la revisión, tampoco es justa. Desde mi opinión lo justo seria excelente. Pero no sufras, la califiación no sirve absolutamente para nada. Celebro tu "amor propio" y sobre todo tu lucha por la justicia. Tu calificaión final es lo de menos.
Un abrazo desde Valladolid.

Alba Antequera dijo...

Revuelta.

Gracias.

Justo ayer leíamos que algunos de los desastres que reproducimos a nuestro alrededor no son por quienes los vomitan, sino por quienes escuchan. Y callan.

Rafael Bermejo dijo...

Roberto en tu escrito tienes dudas sobre como serás dentro de unos años, o no. Sin llegarte a la suela del zapato en tus planteamientos y tras el paso de esos años que tu esperas que pasen,te adelanto: cada día te sentirás más médico y más persona.

Un abrazo

Rafael Bermejo. Médico general. Córdoba

José Manuel dijo...

Hace ya 22 años que termine la residencia de MFyC, durante la misma me sentí estafado desde el primer día. Me enseñaban en el hospital una medicina que no podía ser la que debía realizar, basada en pruebas, buscando diagnósticos de caso clínico..., luego mi estancia en el centro de salud, con decir que añoraba las guardias esta todo dicho. Por cuestiones familiares y laborales me quede en mi hospital al terminar en un puesto de gestión, en el que aun sigo, toda mi vida laboral me he sentido misionero (predicando en el desierto) Solo te puedo decir que no cejes, poco, pero algo siempre se mueve, soportar la incomprensión y el desprecio, incluso la negación de tu profesión es duro, pero vivir en plenitud y con la satisfacción de ser uno mismo, no tiene precio, mucho animo y a seguir luchando, todos necesitamos colegas para seguir el camino.

Un tutor en el desván dijo...

Estimado Roberto:

Espero que tu caso sirva para replantear cómo se evalúa al residente en este país. Y para profesionalizar la labor de los tutores.
Que esto es una cosa muy seria.
Y no lo parece.
Un abrazo.
Eduardo.

Julieta dijo...

Indignante lo que paso y si ni siquiera un destacado te mereces , un excelente seria lo mejor !! , pero como siempre la nota no dice mucho de la persona .


Como siempre tengo que decir que no se como escribís tan bien !!



Julieta desde Bs as :)

Arias AEG dijo...

Buen relato, pero la verdad es que nunca me importó sacar un suficiente en todas las asignaturas de la carrera, BUP y COU. Cuando saqué sobresaliente de media en Selectividad mis profesores se tiraban de los pelos. En la facultad solamente alcancé el Notable en las 4 asignaturas más difíciles y que más gente suspendía.
Mientras mis profesores del opus confabulaban para que me mudase de facultad a terminar de licenciarme, solo 3 (de farmacología, farmacognosia y botánica) coincidían en que era el eslabón perdido de la educación, moviéndome al mínimo esfuerzo y diferenciando precisión de exactitud al mirar la gente a los ojos.
Ahora en primaria vivo en el ostracismo laboral, pero como me encanta la pesca y el ajedrez, a veces si tienes paciencia aparecen perlas tan elegantes como las que acabo de leerte y que me han alegrado la mañana.

MariaCS dijo...

Para los médicos de familia que terminamos hace ya unos años resulta reconfortante que exista gente como tu. Gente joven y con principios. No te quepa la menor duda que tu espíritu crítico irá en aumento. Las personas con principios con el paso del tiempo van comprobando como es cierto que las cosas cuestan infinitamente más, pero los logros que van consiguiendo no hacen sino afianzarles en sus convicciones.

Saludos y sigue así.

Anónimo dijo...

El relato me ha parecido muy emocional o de película como de malos y buenos,como de blanco o negro.Probablemente habrá matices en todo,¿autocrítica?.
El ser médico de familia o especialista parece que no es fácil y hacerlo bien todos los días aún más.Albert Jovell insiste en que los médicos pensemos más en la posición horizontal(LA DEL PACIENTE) más que en la vertical.Liderazgo emocional, confianza.PROFESIONALISMO
Mezclas medicina,industria política,buenos,malos ..... como intenso y muy de película lo siento.

Roberto Sánchez dijo...

Querida amiga/o, aunque tolero mal las mayúsculas y los anonimatos, te diré… que la vida es emocional y la medicina y sobre todo la medicina de familia una conjunción. Una vida a escala. En la que se mezcla burocracia, ciencia, amor, tristeza, desechos (algunos humanos), política, macroestructuras infames como las industrias varias y microestructuras sentimentales como los pacientes. A los que, por cierto, no sé a cuento de qué los invocas, cuando la película no va de pacientes si no de la relación tutor(a)-residente. Si te ha parecido de buenos y malos es porque no he contado toda la verdad, que si no te iba a parecer mucho más, infinitamente más. No existe una película tan certera como la realidad. Un saludo.