martes, 22 de febrero de 2011

SUCIEDADES CIENTÍFICAS: LOS CENSURADORES Y LOS MANIPULADORES DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA.

Una minúscula acción de activismo sanitario...

[... Con poco entrenamiento, ya sabe uno cuándo la industria farmacéutica anda cerca. Yo veo una loncha de salmón ahumado en un Centro de Salud y sé que anda cerca. Veo una puesta en escena 2.0 bien maqueada y sé que anda cerca ...]

http://farmacriticxs.blogspot.com/2011/02/suciedades-cientificas-los-censuradores.html

y sus repercusiones...


2 comentarios:

Comité Web SEC dijo...

Estimado Roberto,

Como no podía ser de otra manera, respetamos las opiniones vertidas por usted en su blog ‘Una palabra suya bastará pasa sanarme’ o como autor invitado en ‘Farmacritics’. Sin embargo, nos vemos obligados a responder a algunas de las acusaciones directas que ha realizado en su artículo ‘Suciedades científicas: los censuradores y los manipuladores de la Sociedad Española de Cardiología’.

El comentario que usted envió a nuestra web no fue eliminado por discrepar con el contenido del vídeo ‘Qué aportan las nuevas guías de FA’, sino por vulnerar el siguiente punto de nuestras normas de comportamiento: “Se suprimirán aquellos mensajes que: 1. Ataquen, amenacen o insulten directamente a una persona, personas o colectivo“. Lamentablemente, en el post que usted ha publicado en Farmacritics resumiendo la cronología de los hechos no incluye las dos últimas frases de su comentario original, precisamente aquéllas que nos obligaron, muy a nuestro pesar, a tener que eliminar su excelente aportación.

Asumimos gustosamente el tono mordaz, sarcástico, irónico y provocativo que usted emplea en su interesante bitácora, pero estamos seguros de que también sabrá comprender el derecho que nos asiste para gestionar nuestro propio blog con una línea editorial diametralmente distinta a la suya.

Por todo ello, le emplazamos a que siga enriqueciendo la página web de la SEC con sus valiosos comentarios siempre que lo desee, pero le rogamos que lo haga desde el respeto a las normas de comportamiento que rigen nuestra comunidad 2.0.

En este sentido, le invitamos a visionar el vídeo que recientemente han grabado para nosotros los doctores Juan Tamargo y Jesús Almendral, y en el cual disertan sobre el tema motivo de su primigenia contribución: 'Dronedarona y función hepática'. ¡Esperamos sus nuevos comentarios!

Aprovechamos la ocasión para mostrar nuestra gratitud por sus críticas, ya que son precisamente esos estímulos los que más nos ayudan a mejorar el servicio que ofrecemos a los miles de profesionales de la salud que nos siguen a diario.

Por último, nos despedimos agradeciendo sinceramente sus elogios a la vistosidad de nuestra página web. Las personas que nos esforzamos continuamente en mejorar la presencia de la SEC en Internet, valoramos en gran medida las opiniones de aquellos usuarios que, como es su caso, demuestran conocimiento e interés por los portales y sitios webs de índole sanitaria.

Reciba un cordial saludo,

Comité Web SEC

Roberto Sánchez dijo...

Estimado amigo:

No faltes a la verdad y menos diciendo que yo he omitido en mi post dos frases de mi comentario.

Mandé dos comentarios. Uno primero que no conservo (que no fue de ninguna manera maleducado ni hiriente, ni nada de nada) y otro que conservo y reproduzco íntegro, que me quedé porque ya había decidido que vuestra clara manipulación 2.0 no podía quedar impune.

Dime, por favor, dónde está el insulto, la amenaza o el ataque y reproduce esas dos frases que pronunció el mismísimo demonio.

El segundo comentario es perfecto en su forma y fondo:

“Queridos compañeros de la Sociedad Española de Cardiología. Bienaventurados los que promovéis el avance de la ciencia, pero creo que no debiera hacerse a costa del paciente. Está bien afirmar en su día que “la elección del tratamiento antiarrítmico ha de hacerse individualizada al paciente pero sobre todo buscando su seguridad, y esto ha hecho que dronedarona, que tiene un perfil de seguridad claramente mejorado frente a amiodarona,su predecesor… Y dronedarona, por su perfil de seguridad ocupa un lugar muy muy prevalente. Esto leído hoy, nota de la Agencia Española del Medicamento a 24 de Enero de 2011 de por medio y varios casos de lesiones hepáticas con dos trasplantes de hígado a sus espaldas, creo que hace que debierais rectificar este contenido. No he encontrado ninguna información posterior en vuestra página, por cierto, que hable de esta calamidad yatrogénica. Dejé un comentario en este mismo sitio con fecha de 1 de Febrero y no lo veo. ¿Sabéis si es por alguna causa técnica? Un saludo. Quedo a vuestra disposición.”

Detrás de tus amables palabras de Comunity Manager, unas palabras sin duda pulcras, de traje y corbata, se esconde tu trabajo de limpiar la imagen de la empresa que te paga, y que mantiene relaciones de ninguna garantía ética (como todas las relaciones en este sentido) con la industria farmacéutica.

Si la sociedad para la que trabajas no tiene ninguna relación con la industria farmacéutica tal y como pone en el apartado “Quiénes somos”, escribe aquí un comentario en el que digas: “La sociedad para la que trabajo no tiene ninguna relación con la industria farmacéutica” y podemos discutir los matices de vuestras normas de comportamiento.

Muy bonito el vídeo del daño hepático del fármaco, sólo que un poco tarde, no tardasteis cuatro meses en anunciar a bombo y platillo los nuevos antitrombóticos, ni la Dronedarona.

De todos modos, el único leitmotiv del vídeo no es alertar de la hepatoxicidad del fármaco, sino restarle importancia. Seguís erre que erre, por lo que veo. Todos vuestros contenidos huelen a conflictos de interés que tiran para atrás.

Venga, a ver si me escribes un comentario en el que la segunda frase sea “La Sociedad Española de Cardiología no ha recibido ni un euro en ninguna modalidad del laboratorio que comercializa Dronedarona”

A ver si te atreves, valiente.

Un abrazo.